CFK en CLACSO 2018

Comparte

Cristina Fernandez de Kirchner en las jornadas Clacso 2018

Participación de la Ex Presidenta Cristina Fernandez de Kirchner en las jornadas CLACSO el día 19/11/2018

Parte I
Parte II
Transcripción

Qué decir para presentar a una de las mujeres que ha transformado la historia argentina y Latinoamericana, qué decir para presentar a esa gran mujer argentina y latinoamericana que le devolvió a la política, la dignidad la mística y la movilización de miles y miles de jóvenes que hoy están en las calles defendiendo la democracia; en un país donde cotidianamente la democracia se pone en riesgo.

Decíamos al inicio de este foro que nos han acusado de ser una contra cumbre y no somos contra cumbre de nada. Defendemos el multilateralismo, defendemos el diálogo entre los pueblos, defendemos la necesidad de espacios internacionales para que podamos debatir abiertamente, lo que piensan nuestros representantes; y que conozcamos lo que piensan nuestros representantes cuando se juntan con los representantes de otros países.

Y nos acordábamos recién, de qué diferencia, qué diferencia, compañeras y compañeros; qué diferencia entre esta cumbre del G20 y aquel momento místico, mágico, que vivió la Argentina cuando el 25 de mayo de 2010 festejando el bicentenario; en vez de encerrar en Puerto Madero a los líderes latinoamericanos y mundiales, salieron por las calles de Buenos Aires, Néstor, Lula, Evo, Cristina. Quien podía creer, que por las calles a cielo abierto y saludando al pueblo podían transitar los líderes de una América Latina que se construía en un horizonte de felicidad, dignidad y justicia social, ante el mundo. Hasta Piñera estaba contento, porque fue la primera vez que el pueblo lo saludó de forma directa.

Por eso invito al foro mundial de pensamiento crítico a nuestra presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Bueno muy buenos días a todos y a todas, a los argentinos y a las argentinas presentes y a todos los compatriotas de la patria grande, que también forman parte de este encuentro Académico.

Bueno, el tema… bueno, el tema que nos ocupa en este encuentro, de pensamiento crítico como decía recién Pablo, y coincido, además en esto de que esto no es ninguna contra cumbre, la verdad que, la verdad que nosotros como espacio progresista debemos acostumbrarnos a no presentarnos como la contra; sino como el espacio político de ideas, de visión, de perspectiva económica y social, que excede la categoría de izquierdas y derechas para ingresar decididamente en una nueva categoría de pensamiento, que va a ser una de las cosas que quiero charlar con ustedes hoy y que es la de PUEBLO. Una categoría de pensamiento, que algunos consideraban perimidas, pero que, a la luz de las consecuencias del neoliberalismo, que impacta negativamente en trabajadores, en comerciantes, en empresarios, en intelectuales, en científicos, hasta en grandes empresarios, por las cosas que están sucediendo a nuestro país, nos obliga a repensarnos como espacio político de propuestas y de incluir estas nuevas categorías de pensamiento.

Miren, pocas veces en la historia se da la oportunidad de contraponer, de poder analizar dos modelos de gobierno, dos modelos de propuesta a la sociedad con tan poco espacio de tiempo. Porque digo esto, porque dentro de 20 días, dentro de 20 días, hoy es 19 de noviembre, dentro de pocos días, el 9 de diciembre, 20 días, el 9 de diciembre de este año se cumplen 3 años exactos desde que el neoliberalismo se ha instalado en nuestro país, no no no no gritemos ni silbemos ni insultemos más, porque perdemos tiempo para pensar otras cosas, por favor. 20 días de tres años. En pocas oportunidades, por ejemplo, para que se entienda lo que quiero decir, yo me hice peronista por lo que escuchaba en mi casa, por lo que contaban mis abuelos, cuando yo empecé a militar en el peronismo, Perón estaba en el exilio desde hacía más de una década y yo no sabía que era el peronismo, más allá de lo que podía leer.

En esta oportunidad, tenemos un gobierno que culminó el 9 de diciembre por sentencia judicial del año 2015, al qué motejaban o caracterizaban como populista, como tantos otros gobiernos de la región. Se conoce a la etapa iniciada a principios del siglo 21 en la región de la América del Sur, como la década de los gobiernos populistas. Nosotros decimos la década ganada, frente a la década perdida del 80, pero, en definitiva, se pueden confrontar. Y se pueden confrontar, como, con resultados y son los únicos números de los que les voy a hablar. Después vamos a hablar de ideas y de las cosas que pasan y de lo que concebimos cada uno como la problemática fundamental.

Miren, a tres años el neoliberalismo, ha vuelto a endeudar el país. Nadie, ni de izquierda ni de derecha, ni de abajo ni de arriba, puede negar, al gobierno que culminó el 9 de diciembre; que fue el único gobierno que desendeudó a la Argentina.

Por ejemplo, pagamos, pagamos en el año 2005, la deuda al Fondo Monetario Internacional, lo cual, nos permitió desarrollar durante las tres gestiones de gobierno democrático, políticas públicas, sin tutela ni órdenes; y custodiando los únicos intereses que guiaron esos doce años y medio de gobierno, que fue el desarrollo, el crecimiento económico, la inclusión social, la re industrialización de la Argentina. Además, ustedes saben, reestructuramos una deuda externa que había sido defaulteada en el año 2001, con una importante quita, lo cual redujo la participación de la deuda en el PBI, del 160 que era cuando Néstor Kirchner asumió, al 43% / 42% aproximadamente del PBI, tanto la deuda intra sector público, como la de todo el sector privado del PBI.

Hoy hemos vuelto, han vuelto en realidad, al fondo monetario internacional con un préstamo de 57.700 millones de dólares aproximadamente, que convierte a la Argentina, una vez más y a los gobiernos de la Argentina, en meros gestores de políticas que les son impuestas de afuera; además de tener que devolver el dinero.

Reestructuramos también la deuda privada, lo cual nos permitió reitero desendeudarnos. Este gobierno ha contraído deuda por más de 140 mil millones de dólares además de la deuda del Fondo Monetario Internacional, deuda que, e ingreso de dólares, que no sabemos dónde están, porque en realidad, no pueden verificarse, ni en obras, ni en mejoras para la calidad de vida de los argentinos, ni en mejoras para la calidad de vida de los jubilados, de los trabajadores, de las pequeñas y medianas
Empresas, de los empresarios etc., etc. O sea, hoy la Argentina vuelve a tener el cepo estructural que tuvo durante décadas, a partir de 1976, de una deuda externa sin precedentes. Endeudaron el país.

No quiero olvidarme de nada, crecimiento de la economía, con números dados por el propio gobierno y crecimiento terminamos en el año 2015 con un crecimiento del 2,6 por ciento y en todo el periodo bueno, duplicamos este el PBI. Y ahora vamos a terminar, luego de cuatro años de gestión a fines del año 2019, con una contracción de la economía o sea decrecimiento de la economía del 3.5 del PBI.

La tasa de interés, miren, impresionante esto, las lebacs que están tan de moda últimamente, la tasa de las lebacs de interés que nosotros teníamos, era del 26%, hoy la tasa de lebacs es del 50%, y de las lelics, que vendrían a hacer el sustituto, llegó a ser el 70 y pico %. La tasa badlar, que es de los bancos privados, nosotros la teníamos en el 20% y llegó ahora al 50 % y bueno y podríamos seguir. El tipo de cambio, un dólar estaba en $9,76 pesos ese 9 de diciembre y hoy está a $36,50. La industria, durante los 12 años y medio, hubo un proceso de re industrialización de la Argentina para revertir la etapa de los noventas, en los cuales se había hecho, se había pulverizado la industria nacional. El último, la última medición de la industria, nos habla de una industria contraída en un 11 %, una caída del 11 %. Ni que hablar de la capacidad, la capacidad ociosa que, hoy es del 60 % y en algunas actividades, como los textiles es del 50% por ejemplo, o en la automotriz del 44 % y podríamos seguir, con números y números.

La pobreza, la pobreza que originó grandes discusiones.
Miren, no hace falta ponerse a discutir de porcentajes. Para los que no son argentinos o como Pablo, es argentino pero que vive en Brasil, yo los desafío a que recuerden, si en otro momento se acuerdan de una ciudad de Buenos Aires con la cantidad de familias enteras durmiendo en la calle, como está sucediendo ahora. Directamente vinculado también, a la creciente inseguridad. Conozco muchísima gente que nunca había tenido un episodio de inseguridad en su vida y sin embargo hoy están sufriendo episodios de inseguridad, también vinculado al tema de la pobreza. Este es el resultado de tres años de neoliberalismo en la Argentina.

Podíamos hablar de la situación de los jubilados, podríamos hablar de la desocupación, que cuando finalizó el 9 de diciembre del 2015 era del 5,9 % de desocupación. Con una desocupación que hoy ya está y no tengo dudas, en dos dígitos y con perspectivas de seguir creciendo, luego de la destrucción de miles de empleos industriales, de la desaparición de las changas, en fin, lo que ya conocemos todos, con lo cual podemos confrontar a tres años vista. Puedo pasar por altos subsidios, tarifas combustibles, precios de los alimentos, supermercados vacíos. Me acuerdo que, durante nuestra época, por concebir a la demanda como uno de los importantes activos en el crecimiento económico, el poder adquisitivo de los sectores populares y de los sectores medios, se evidenciaba en anécdotas como que muchos evitaban ir al supermercado el sábado y el domingo porque era una romería de gente y entonces había que comprar durante la semana para no caer el sábado o el domingo en el supermercado porque si no eran colas y horas y horas de colas y la gente se chocaba con los changuitos y demás. Hoy los supermercados están vacíos, literalmente vacíos y muchas importantes cadenas que explotaron en crecimiento durante nuestra gestión, hoy están reestructurando su operación en la Argentina.

Podríamos seguir con empresas, con comerciantes que han debido cerrar sus comercios, con pymes que han quebrado. Este es el resultado de tres años de neoliberalismo.

Ahora bien, el gobierno que se instaló el 10 de diciembre es un gobierno votado por la sociedad argentina. Es cierto que, es cierto que nuestro gobierno por primera vez en la historia, un gobierno nacional, popular y democrático, pudo completar 12 años y medio de gobierno. Ningún otro gobierno ni Irigoyen ni Perón Ilia, Alfonsín, pudieron completar sus períodos de gobierno, por golpe de estado o por golpe de mercado debieron, abandonar antes su gobierno. Nosotros, no solamente completamos, tres años y medio, doce años y medio de gobierno, sino que además culminamos nuestra gestión, con una Plaza de Mayo colmada y desbordada como nunca, como nunca se había visto en la historia. Es inédito, fue inédito en la historia, que un gobierno terminara su mandato despedido por el pueblo en la Plaza de Mayo.

Bueno, también es cierto que era un gobierno que después de doce años y medio y de haber recibido un país defaulteado, fue un gobierno que cuando se llega al ballotage, perdimos por apenas un punto y medio, dos puntos, fue 48 y pico 49 casi a 51 y algo; después de 12 años y medio de un bombardeo mediático, sin precedentes. Para que tengan una idea, estos días de lo que hablamos, cuando hablamos de cobertura mediática. Un ejemplo chiquito, muy pequeño. En estos días hubo lluvias muy intensas en la provincia de Buenos Aires, y hubo inundaciones de aquellas. En agosto del año 2015, unos días antes de las Paso, también había llovido mucho en la provincia de Buenos Aires. Los periodistas de los distintos medios de comunicación se subieron a canoas y recorrían remando el gran Buenos Aires. En esta oportunidad, no se vio a ningún medio de comunicación, militando la inundación como cuando militaban las inundaciones durante…

Un ejemplo, ni que hablar, ni que hablar de los precios, yo me olvidaba, me olvidaba, decir algo muy importante, la inflación, cuando terminamos el gobierno, los diez primeros meses del año 2015, estos índices son de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, para que nadie se ponga a discutir la diferencia. De acuerdo al índice de la ciudad autónoma de Buenos Aires, esto es decir del gobierno de Cambiemos, la inflación en los 10 primeros meses del año 2015 fue de 19,8. La inflación de acuerdo a ese mismo índice, tres años después es del 38,2. Duplicaron la inflación, el gobierno que afirmaba que iba a ser el más fácil de los problemas de resolver.

Pero cuando hablo del blindaje mediático, recordarán Ustedes lo que era la militancia ante la variación de precios del tomate, por ejemplo, durante nuestra gestión. Ahora, uno puede encender la televisión, no todos por supuesto, hay honrosas excepciones como en todo, pero puede encontrarse con periodistas militando el ajuste, como digo yo. En el cual, recomiendan que sería bueno que los vecinos se junten y, por ejemplo, alquilen una combi y con eso vayan al mercado central, porque de esta manera ahorran o como estar ligero de ropas para evitar el calor y no tener que gastar en la luz, que además se han disparado a precios imposibles, luz, gas, agua, combustibles, todo dolarizado.

Si el problema de la restricción externa era un problema, este gobierno lo vino a agravar, dolarizando tarifas, dolarizando combustible y dolarizando alimentos.

Pero, luego de este blindaje mediático, nos cabe preguntarnos entonces si esta es la cuestión más importante: ¿qué es el neoliberalismo? ¿Es una teoría económica? No, el neoliberalismo es una construcción política del capitalismo, como lo fue también, el estado de bienestar. El estado de bienestar también fue una construcción política del capitalismo, en dos etapas geopolíticas absolutamente diferentes y determinantes para esas construcciones. El estado de bienestar se crea cuando finaliza la segunda guerra mundial y el mundo se divide entre este y oeste, entre el comunismo y el capitalismo.

El capitalismo tuvo que construir el estado de bienestar, para qué el mundo no se volcará al comunismo y fundamentalmente para situar en Europa que es el lugar donde se construye el estado de bienestar, una suerte de tapón frente al oso comunista. El estado de bienestar surge entonces, no como una ideología, surge reitero, como una construcción política, con consecuencias económicas sociales y políticas.

Cuándo la construcción de la Unión Soviética comienza a hacer agua en los años 70 y 80, surge una nueva construcción, fundamentalmente a partir de la aparición de Margaret Thatcher en Inglaterra, de Ronald Reagan en EE.UU. y que se consolida definitivamente con la caída del muro de Berlín.
Con la caída del muro de Berlín queda consagrada a la construcción del neoliberalismo, se conoció como consenso de Washington, en aquella etapa, pero en definitiva es lo mismo.

¿Sobre qué pivoteó la construcción del neoliberalismo? Simple, terminada la amenaza del comunismo, el estado de bienestar era demasiado costoso y por lo tanto había que plantearse otra alternativa. El estado de bienestar que había sido construido sobre la igualdad de oportunidades, sobre la igualdad, comenzó a hacer socavado por una nueva construcción. Y digo yo que cuando recién entraba acá, me preguntaban por la igualdad, ¿qué es la igualdad?, y la igualdad, estimados amigos, amigas, compañeros, compañeras es una construcción política también.

La igualdad, con la fraternidad y con la libertad, fueron construcciones políticas de la Revolución Francesa de 1.189. La igualdad no es algo que esté implícito en la condición humana, al contrario, diría yo. El neoliberalismo no solamente trabaja con economistas o con cientistas sociales, también trabaja con psicólogos, psiquiatras, para generar nuevos sentidos comunes, nuevas subjetividades y entonces, los espacios progresistas, los espacios populares, los espacios nacionales, que han pivoteado históricamente sobre la igualdad, igualdad de oportunidades, todos somos iguales ante la ley, todos tienen que tener la oportunidad… El neoliberalismo comienza a trabajar sobre ese concepto de la igualdad, exacerbando los aspectos más negativos de la condición humana y párense un poquito pensar: todos nosotros aquí estamos de acuerdo con la igualdad, con esto que decía yo recién, la igualdad ante la ley, todos tienen que tener igualdad de oportunidades para poder progresar.

Pero si cada uno de nosotros, despojado de nuestras ideas, de nuestros pensamientos, nos pensamos como persona, seguramente ninguno de nosotros se cree igual a otro. ¿Porque? Porque la condición humana es la diferenciación del otro, es tener una identidad, que es lo que nos diferencia de los animales. No somos todos perros, todos gatos… los gatos son todos gatos… los perros, los perros son todos perros… las yeguas son todas yeguas… pero, pero, pero los seres humanos no, pero los seres humanos no, los seres humanos necesitamos, aun cualquiera sea nuestro pensamiento, sea nuestra ideología, sentirnos diferentes al otro, para ser, si vos no son diferentes al otro no sos. Sobre eso, sobre una de esas cosas pivotea el neoliberalismo. Entonces de la igualdad que devenía en solidaridad, entre los trabajadores, en solidaridad de los sectores o hacia los sectores que menos tenían, comienza el tema de la individualidad, de la meritocracia.

Si tenés trabajo, es porque te lo ganaste vos y si no tenés trabajo es porque no tenés capacidades para tener trabajo. Con lo cual el problema de trabajo o no trabajo ya no es un problema del Estado ni de la sociedad es un problema tuyo. Y el que tiene trabajo siente, o el que tiene una empresa, o el que tiene un comercio…

Miren y esto quería… porque todo el mundo se pregunta, pero entonces por qué? Y, por esto, porque el que tenía un trabajo estaba absolutamente convencido que lo tenía por mérito propio, que no tenía absolutamente nada que ver el modelo de país el proyecto económico, las políticas públicas que se llevaban adelante.

Y una parte de razón tiene, tenía trabajo porque es bueno, porque se levanta todos los días temprano, porque se acuesta hasta tarde. Pero hay mucha gente que hoy se levanta temprano, se acuesta tarde, es trabajo y lo perdió igual al trabajo. Quiere decir que entonces, una parte es mérito propio, pero la otra parte si no tienes políticas públicas quedas colgado del pincel. Esto es la cuestión, cuántos trabajadores, cuántos… yo quiero largarles un número, en el ballotage del 2015 votaron casi 26 millones de argentinos y perdimos las elecciones por apenas 600 y pico mil votos. Tengan este número y vinculado con esto que le estoy diciendo ahora: cuántos trabajadores, teníamos prácticamente un régimen no de pleno empleo, pero muy cercano, 5.9. Algunos muy calificados, algunos con muy buenos salarios, porque también es cierto que quedarse otra discusión de que cuando el fifty-fifty, cincuenta y cincuenta cómo se componen los 50 de uno y los 50 de otros porque dentro del mundo de los trabajadores estaban los que ganaban, y ganan muy buenos salarios y otros los que no tanto buenos.

Bueno, los que ganaban y ganan muy buenos salarios, tributan impuesto a las ganancias, y entonces en esta cosa de la meritocracia y en esta cosa de ruptura de los lazos de solidaridad sobre los que opera el neoliberalismo en una sociedad, muchos de esos trabajadores tomaron el discurso, las AUH se embarazan para tener hijos, los de la AUH son todos planeros y vagos que no laburan y entonces reciben un cheque del estado. Reciben cheques del estado y no laburan, entonces la guita que ellos me están sacando a mí, de mí de mi salario por impuesto a las ganancias, es para dárselos a los vagos. Este es un discurso recurrente en medios de comunicación, pero fundamentalmente recurrente en la propia sociedad que hizo suyo, esa convicción, de qué el impuesto a las ganancias que le cobraban a él, era, se los sacaba el estado para dárselo a quien, a los vagos al AUH.

Miren, me tocó hace poco tiempo estar en un plenario de delegados del SMATA, los trabajadores de la industria automotriz hoy con una ocupación del 44 %, con turnos suspendidos etc., etc., y yo les comentaba saben lo que pasa, y muchos de ellos me decían que no habían podido convencer a otros compañeros de que votaran por el tema de impuesto a las ganancias y yo les expliqué en esa reunión en la que seguramente por el tono de algunos que hicieron uso de la palabra tampoco nos habían votado y ahora estaban arrepentidos, tarde piaste, pero no importa, no hay que enojarse con nadie he!!. Yo les decía, seguramente ustedes creían que el impuesto a las ganancias que le pagaban al estado era para los vagos de la AUH y a lo mejor, a lo mejor pensemos un poco, el tipo veía en su casa y a lo mejor una vecina o el de enfrente, o el del otro lado, o se enteraba que estaba cobrando una AUH y pensaba que esa era la plata que le sacaban a él, entonces yo les dije, es probable que todos los de la AUH no pudieran comprarse ninguno de los autos que ustedes producen en las distintas fábricas pero yo estoy convencida que el dueño del mercadito, que el dueño de la despensa, que el dueño del almacén del barrio, al cual los de la AUH a fin de mes iban y volcaban todo, porque obviamente cuanto más bajo es el nivel adquisitivo, mayor consumo absoluto de todos los ingresos que tiene esa gente, cuántos de esos dueños de mercaditos de barrios, supermercados, cambiaban la Partner, compraban la combi, o una Transfer o un auto, eso lo compraban ustedes, pero porque antes hubo otros de la AUH que fueron a comprarle al supermercado y esto qué significa, esto qué significa, sublimar la AUH, no significa reconocer el rol del estado que hoy se sigue manteniendo para qué los sectores menos favorecidos, los sectores que por distintas etapas económicas del país o tal vez de sus propias vidas no hayan adquirido, no tengan las capacidades suficientes todavía en un modelo que apuntaba al empleo y la industrialización para conseguir un trabajo registrado.

Bueno, esto se operó sobre la sociedad, inclusive sobre los propios dueños de los mercaditos, de los supermercados que no se daban cuenta que los que le venían a comprar a ellos eran los de la AUH, para romper los vínculos de solidaridad de la sociedad, así operó el neoliberalismo para romper algo que es fundamental, el comprender, y pasó lo mismo, ni que hablar con comerciantes, ni que hablar con pequeños y medianos empresarios, ni que hablar con grandes empresarios.

El otro día estábamos, Dios mío qué calor…, discutiendo…, dame si agüita un poquito. El otro día el otro día estábamos discutiendo presupuesto en el senado y estaba analizando el caso, el caso de una importante multinacional argentina, ejemplo, y estaba mirando su ganancia operativa en el periodo desde el 2004 hasta el 2017 inclusive, el período de mayor ganancia operativa se produce entre el 2011 y el 2015, por qué porque, porque el gobierno de Néstor o la primera parte del primero mío no nos importaba el consumo la demanda, no, porque veníamos reconstruyendo un país que había partido de la nada, cuando algunos hoy se preguntan pero como puede ser que la gente aguante tanto ajuste, saben porque se aguanta tanto ajuste porque hay un colchón de entramado social que construimos nosotros, que construimos con las AUH, con las jubilaciones.

Porque, además, todavía tenemos muchos trabajadores registrados ocupados. Ustedes tengan en cuenta que en el año 2001 la desocupación había llegado a dos dígitos largos, más del 20 por ciento, no existía la AUH, la mayoría de la gente no la gente en condiciones de jubilarse no había podido jubilarse porque no la habían reconocido los aportes, porque los habían negado etc., etc., etc., la jubilación de las amas de casa, hoy todo eso está, por eso todavía hay un entramado social que no existía en el año, que no exis…. Los propios movimientos sociales que hoy tienen un grado de organicidad y de organización con sus compañeros y sus compañeras que no tenían ni de asomo; a ver en el año 2001 había piqueteros en las calles, no había movimientos sociales, hoy hay organizaciones sociales que son las hijas también de nuestro propio gobierno. esos movimientos sociales. El grado de organización. el grado de organización, el grado de participación también se logra a partir de conquistas que se desarrollan en esos 12 años y medio.

Digo entonces qué este neoliberalismo ha servido para romper los lazos de solidaridad, pero fundamentalmente ha servido para que la gente no pueda identificar adecuadamente lo que le conviene en materia de gobierno y de políticas gubernamentales, estoy absolutamente convencida.

Si además, recién lo charlábamos con Pablo fuera, en el camarín, acá no se produjo el fenómeno de Brasil, que nadie se confunda si bien tenemos, tal vez, alguien que no tiene la des inhibición que tiene Bolsonaro para explicitar sus ideas, las inhibiciones son importantes también en la naturaleza del ser humano, hay gente que se inhibe y no dice lo que piensa realmente, pero bueno, pero recién decíamos que aquí en el año 2015 no hubo una explicitación de neoliberalismo en la campaña, no hubo un contrato social de los argentinos con el neoliberalismo o con una suerte de neo fascismo, para nada, al contrario, durante la campaña electoral se dijo que nadie iba a perder ninguno de los derechos que tenía, es más, que si va a cambiar lo que estaba mal y si va a dejar lo que estaba bien, se le aseguro a todos y cada uno de los trabajadores argentinos que nadie iba a pagar impuesto a las ganancias, se le aseguro a todos y cada uno de los comerciantes y de los empresarios argentinos que no iba a aumentar la presión tributaria, al contrario se iba a disminuir, un dato con la reposición de las retenciones y los 4 pesos por dólar hoy estamos proporcionalmente casi en un 32 en un 30 por ciento de las retenciones que nosotros teníamos al 35, para que veamos los números, o sea, acá no se dijo que se iba a eliminar la movilidad jubilatoria, ni que se iba a eliminar las conquistas del Pami, etc., etc., al contrario, se dijo que todo eso iba a ser conservado, es algo muy diferente a lo que pasó en Brasil, donde se explicitó y se firmó un contrato social. Yo decía recién con Pablo y con Dilma, que estábamos charlando, que tal vez no advertimos lo que también había pasado en Brasil, en el año 2017 en Brasil hubo más muertos que en México por temas de inseguridad más muertos que en México.

México era un poco el paradigma de la inseguridad y además en un ranking de 50 ciudades de las 50 ciudades más violentas, Brasil fue incluida en 17 ciudades nosotros no tenemos una sola ciudad incluida en el ranking de las ciudades más violentas, no es que esté justificando estoy simplemente tratando de comprender, de entender y de no creer que todo es igual porque otra cosa que tenemos que acostumbrarnos es poder analizar cada proceso histórico con sus características históricas, sociológicas de cada país, por eso digo que no estamos ante una sociedad argentina que además, bueno es decirlo, compatriotas, y yo en ese sitio tengo mucho orgullo cuando la corte suprema con los nuevos integrantes votó el dos por uno, la sociedad argentina la sociedad argentina se volcó masivamente a la calle para repudiar eso, y realmente, y realmente, es una diferencia que no es menor

Yo me pregunto, si les hubieran contado a los argentinos más allá de obviamente las cosas que nuestro espacio político decían que iban a pasar y que lamentablemente pasaron, pero claro, el emisor era el que contendía políticamente en una disputa, digamos, que no es que no nos creyeron es que naturalmente en una disputa política uno piensa que el otro dice cosas que no son ciertas y viceversa

Pero yo hablo también de la legitimidad de un gobierno, porque tenemos que también aprender a distinguir entre legalidad y legitimidad, porque esto hace al contrato de una sociedad con un partido político, con un espacio político. Hoy tenemos un gobierno legal y nadie puede discutir que tenemos un gobierno legal, ahora ¿hay legitimidad en políticas que no fueron convalidadas por nadie y que fundamentalmente cuando se ofrecieron y se ofertaron a la sociedad no recibieron el apoyo?

Yo sé que alguno dirá, pero bueno, tuvieron elecciones de medio término, y también si se me permite una lectura de esto, las elecciones de medio término que se llevaron a cabo fueron tomadas como una victoria contundente y, y la verdad que si uno mira primero, si vemos las políticas que se desarrollaron el año pasado, diríamos que fueron políticas tendientes a expandir el gasto, no a ajustar, se suspendieron todos los aumentos de las tarifas de servicios públicos, no hubo aumentos de combustible, se mantuvo el tipo de cambio, se generaron políticas de préstamos a todos los sectores de la sociedad y podría así todo frente a una elección de medio término que normalmente me recuerdo las elecciones del alfonsinismo en el 85 cuando barrieron por la diferencia, me acuerdo plan austral, el Beagle, las elecciones del propio menemismo en el 93, las primeras elecciones de medio término, en la provincia de buenos aires se ganó por más de 20 puntos de diferencia, hasta se logró ganar en la ciudad autónoma de Buenos Aires con un candidato propio, nosotros mismos en el año 2006, 2005 perdón que fueron las primeras elecciones de medio término, donde en la provincia de Buenos Aires obtuvimos una diferencia de más de 25 puntos con el segundo, hubo una muy mala lectura y además fundamentalmente hubo una distorsión como de costumbre ,con blindaje mediático acerca de la lectura si además sumamos a las dos listas que fuimos separadas, más allá de las diferencias entre una y la otra en cuanto a porcentajes, bueno, me parece que el gobierno debió haber tomado esas elecciones, no como una medida de confirmación de sus políticas, sino como un alerta después de un año y medio o dos años de gobierno.

Porque blindaje mediático tiene un problema, te ayuda, pero en algún momento te confunde de tal manera que cuando todo aparece, aparece de golpe, aparece de golpe y sin que pueda ser controlado, entonces comienzan a descontrolarse las variables, pero no es porque hay descontrol, es porque finalmente, es como la olla a presión, es cuando vos tapaste la olla y le metiste fuego, y le metiste fuego, y le metiste fuego, en algún momento la tapa de la olla vuela, pero no es porque hay alguien que la hizo volar, es porque el procedimiento que se siguió no tenía ningún otro final, ni ninguna otra culminación que no fuera ese

Digo entonces qué, digo entonces que, el neoliberalismo es una construcción política que nos obliga a nosotros a repensar, por eso yo decía que esto no es una contra cumbre, tenemos que comenzar a pensar con otras categorías, creo que la categoría de derechas de izquierdas es una categoría absolutamente perimida que no sirve, sirve solamente para dividir y ser funcional al neoliberalismo, tenemos que acostumbrarnos, tenemos que acostumbrarnos a eliminar esta forma de pensar de izquierda y derecha, y concebir y acuñar una nueva categoría, por ahí a algunos le parece que es viejo la categoría pueblo, ¿pero que se define pueblo?, ¿pueblo es el pobre? No, no, pueblo, no solamente, no solamente, creo que, además, en el 46 no había peronismo estaba Perón nada más y Evita. Pero me parece que eso es otra cosa, me parece que debemos acuñar una nueva categoría de frente social, cívico, patriótico en el cual se agrupen todos los sectores que son agredidos por las políticas del neoliberalismo, que no es de derecha o izquierda no, no señor. Conozco ex militantes del partido comunista que son prósperos comerciantes y no se les ocurriría definirse como comunistas sino simplemente como gente progresista, de izquierda, pero no pueden ser esa la división no pueden ser la división entre los que rezan y los que no rezan, mala división también, división que no es nacional ni popular además, una división, un lujo que no nos podemos permitir porque en nuestro espacio hay pañuelos verdes pero también hay pañuelos celestes y tenemos que aprender a aceptar eso sin llevarlo, sin llevarlo a la división de fuerzas. Esto es fundamental, puede costar, puede no gustar lo que estoy diciendo, pero lo que pienso, y ya saben ustedes podréis tener muchos defectos, pero mentirosa no y no pienso empezar ahora.

Digo esta estas nuevas categorías de pensamiento de agrupamiento, tienen que ser tienen que ser enraizadas pero sobre todo comprendidas, entendidas y aceptadas, aceptadas no por imposición del que dice algo desde arriba, aceptadas porque tuviste un proceso de comprensión y de entendimiento de estas cosas y creo que también se requiere nuevas arquitecturas institucionales para preservar a la democracia, porque en definitiva qué se hace en una democracia cuando llega un gobierno votado pero que hace exactamente lo contrario a lo que dijo que iba a ser en campaña.

Debemos tener nuevas arquitecturas institucionales para preservar el funcionamiento de la democracia, tengan en cuenta ustedes, tengan en cuenta ustedes, esta forma de organización de gobernanza del mundo occidental data de 1789, porque esta división entre poder judicial, poder legislativo y poder ejecutivo, data de 1789, de la revolución francesa, en la revolución francesa se cae el “ancien régime”, la aristocracia, la monarquía el clero y el ejército que eran los que gobernaban y al surgir el pueblo, la burguesía, entonces de esta manera, surge este concepto de izquierdas y derechas por cómo se ubicaban en la asamblea legislativa los más jacobinos y los menos jacobinos, los más, los más revoltosos o los más revolucionarios y los menos revolucionarios. Miren de dónde data, de 1789, gobernar una sociedad de un país con tres poderes y uno de los cuales además es vitalicio como el poder judicial, rémora de la monarquía, rémora de la monarquía si las hay, que quiero decir con esto, que estamos con el mismo sistema de gobierno de cuando no existía la luz eléctrica, ni el auto.

A alguien se le ocurriría hoy sacar una muela o hacer una operación, si es que existía de apéndice en aquella época, no creo, pero ¿alguien sacaría una muela como se sacaban las muelas en 1789? seguro que no, ¿alguien se operaría de algo? bueno nosotros, a pesar de el inmenso desarrollo tecnológico, estamos con lo mismo, exige repensar nuevas arquitecturas institucionales que permitan, además, la participación institucional y la regulación institucional, de nuevos actores que tampoco existían en aquellas épocas, no existían las multinacionales, no existían las transnacionales, no existían la financiarización, del capital, no existían los organismos multilaterales de crédito, no existía nada de lo que hoy existe y que tiene un inmenso poder. Yo siempre digo, cuando uno llega al gobierno si tenemos que representar lo que significa el gobierno del poder legislativo y el poder ejecutivo que es lo que se somete a elecciones cada dos años o cada cuatro, podemos decir que eso representa un 20 un 30% del poder, el otro 70 u 80 por ciento del poder está afuera, en organizaciones, en organismos, en sociedades, en medios de comunicación, cosas que no están reguladas ni en ninguna constitución ni en ninguna ley, por eso es imprescindible darse una nueva arquitectura institucional que refleje la nueva estructura de poder. Hay una estructura de poder que no está reflejada ni en la constitución y en la regulación, es necesario que esa estructura de poder esté regulada e institucionalizada bajo pena de concebir a la democracia por algo obsoleto o de repente el surgimiento de derechas, no solamente en la región, sino en todo el mundo, que comienzan a culpar a otros de la falta de trabajo que comienzan a culpar…

¿Uds. saben cómo empezó el nazismo, cómo llega Adolf Hitler al poder en Alemania?, históricamente se nos ha dicho que es por la inflación, no Hitler llegó al poder, en la Alemania, por las condiciones humillantes e impracticables e incumplibles que los aliados, en el tratado de Versalles, sometieron a la Alemania de la primera guerra mundial que acababa de perder la guerra, le impusieron tantas condiciones de endeudamiento de indemnizaciones, limitaciones a su gestión económica a todo, que finalmente terminó degenerándose en un proceso económico de inflación y desocupación galopantes. ¿Que hizo entonces el nazismo en Alemania y el fascismo en Italia, que le contaron a los alemanes?, que la culpa de que no tuvieran trabajo y que la economía anduviera mal era de los gitanos primero y de los judíos después. Hoy algunos Hitler modernos acusan a los inmigrantes de ser los responsables de que en un país no haya trabajo y yo creo, y yo creo que la falta de trabajo, fábricas que se cierran, comercios que se cierran, deben ser buscados no en los inmigrantes sino en las políticas públicas que se han implementado, creo, y planteando que cuando se agota la argumentación del capitalismo en algunas sociedades, comienzan a surgir los movimientos de extrema derecha que tratan de explicar los problemas encontrando culpables, por eso creo que es muy importante estos encuentros en los cuales podemos elaborar lo que yo denomino pensamiento crítico y no tengamos miedo.

Miren, en los años 70, que es cuando empezó la militancia de muchos de nosotros, no por identificarnos con una época sino porque bueno, la edad era esa, yo no tengo la culpa de haber tenido… no es que soy setentista, es que los 20 años los cumplí era en 1973, o sea sería ochentista si hubieran nacido, no se… vieron que siempre hay montes y clasificaciones que no tienen que ver con la realidad sino con la construcción de sentido común adverso hacia determinados sectores, pero bueno, les decía, que allá cuando reinaba la doctrina de seguridad nacional, el estado de bienestar, a los que abrazábamos ideales de igualdad, de que todos tenían derechos, tal vez en el contexto histórico un poco más intensamente que ahora, porque claro el contexto interno internacional era totalmente diferente a lo que podemos dividir este contexto internacional y este contexto nacional, estamos hablando de una juventud del mayo francés, de la revolución cubana, de los derechos civiles, de la revolución hippie en los EEUU, de la derrota de Nixon en Vietnam con el movimiento hippie, los derechos cívicos, Martin Luther King, ese era mundo de nuestra juventud, por lo tanto nuestras ideas eran un poco más radicalizadas si se quiere, sí es cierto, bueno, en ese momento nos decían comunistas, bueno, y ahora que se ha caído el muro de Berlín que todos vimos good bye Lenin y la vida de los otros y advertimos que eso tampoco era así y cuando decimos ahora bueno ya que ganó el capitalismo déjennos consumir, ahora cuando decimos eso nos dicen populistas, antes éramos comunistas, ahora populistas, pero la verdad, la verdad, la verdad es que debiera plantearse el capitalismo qué clase de capitalismo es este, qué es malo consumir, ¿ustedes porque creen que se cayó el muro de Berlín, ustedes creen que se cayó porque había más poderío militar de EEUU, porque tenían más fuerza?, no, se cayó porque la gente del otro lado quería vivir y consumir lo que se consumía de este lado, querían vivir como vivíamos nosotros, ir al supermercado comprarte lo que vos quisieras, tener linda ropa, un par de zapatos, poder estudiar, poder viajar, y además, no un estado opresor de control social, como pudimos ver dramáticamente en esa otra película, las películas siempre son una expresión de épocas y signos y señales que identifican épocas, que fue la vida de los otros, o sea por un lado no se podía consumir lo veíamos hoy en “Good Bye Lenin” y por otro lado la opresión del régimen o del control del estado sobre la vida de los ciudadanos a través de la vida de los otros, bueno, eso es lo que la gente no quería la gente quería tener libertad que no la controlarán ni la vigilarán y poder consumir.

Y fíjense lo que son las vueltas del neoliberalismo, estamos en una sociedad donde a través de los medios electrónicos o digitales, que segmentan y te estudian como si fuera rata de laboratorio, y te mandan a tu computadora lo que vos querés escuchar y lo que te gusta a vos, decime, es cierto, que ya no es como en la vida de los otros, pero no se parece bastante a que estén pensando cómo pensás y que te manden cosas sabiendo que no son ciertas pero que van a influir en tu forma de pensar y sobre todo en tu forma de actuar y decidir.

Miren, esto es muy importante, que es la otra la otra gran revolución, si Gutenberg, con la imprenta, revolucionó la historia, los medios digitales, nuestras computadoras son las que marcan la época y realmente hoy todos somos estudiados como ratas de laboratorio, a partir de los metadatos y a partir de lo que, todos los días vemos nos enteramos, que pueden ser fake news o cualquier otra cosa, también exige entonces por parte de todos, yo sé que algunos que son reacios a las redes, pero yo creo que también exige de nosotros la comprensión de una nueva época, sería como habernos negado a la imprenta o a Gutenberg, no podemos negar, lo que no podemos creer es que solamente a través de los libros podemos cambiar las cosas o a través de las redes, porque la calle, siempre la calle, sigue siendo el escenario de la política y de las grandes transformaciones del país.

Por eso digo, quería, quería, y para finalizar, quería, y para finalizar, venir si, si, no doy más de calor, quería, y para finalizar, venir a plantearles estas ideas estas reflexiones estos pensamientos y también estas experiencias porque en definitiva no son solamente ideas son experiencias que hemos tenido a partir de lo que nos ha tocado vivir y protagonizar, y también de mucha esperanza porque en definitiva si uno traduce y dice bueno rota la solidaridad que te manejan por las redes, bueno yo sigo apostando fundamentalmente a lo mejor de la condición humana, que es, junto a la pasión por las ideas, la compasión, también por los que sufren, y tenemos que hacernos eco de eso que están sufriendo.

Y como tengo, y ¿cómo no voy a ser optimista con esto de la solidaridad y de la pasión? Les voy a contar una cosa y termino con esto. Miren, esta camisa, esta blusa que tengo y que la tengo transpirada, transpiró también, bueno ¿ya se sabe no?, bueno es que hace un calor, hace un calor infernal, esta camisa que tengo puesta, Pablo me mira, que va a decir esta mujer, dice ahora, exactamente esta, esta remera Pablo y compañeras y compañeros es una fábrica de ropa de una marca de ropa que ya no está más en la Argentina, que cerró hace muy poquito, la puedo decir porque ya no es propaganda, se llama, se llamaba chocolate, muchos de ustedes lo deben conocer, una fábrica de ropa muy linda, yo siempre me compraba desde la época de los 80 – 90 compraba ahí y el otro día cerró, parte de la crisis de la industria textil en Argentina de la crisis de consumo, de lo que estamos viviendo producto del neoliberalismo, bien, una sobrina mía que vive en el sur fue al negocio, y las chicas la reconocieron, y eran cuatro pibas, que hoy están sin trabajo, no sé, Yohana era una de ellas, y no me acuerdo el nombre de las otras tres, era sus últimos días de trabajo porque estaban liquidando el stock de lo que tenían, y mi sobrina cuando las vio, cuando lo reconocieron se acercaron le pidieron que me manden saludos y se pusieron a charlar entre ellas aparte y vinieron y le dijeron, mirá, juntamos plata entre nosotras cuatro y le regalamos esto a tu tía, llevárselo, cuatro pibas que acababan de perder el trabajo, juntaban plata y me mandaban de regalo esta camisa, porque dicen que habían sido muy felices conmigo y que habían tenido trabajo, como no creer en la solidaridad y en el amor, gracias a todos y a todas muchas gracias.

Seguinos en nuestras redes
Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.