SITUACIÓN EPIDEMIOLÓGICA

Kicillof: “En agosto habremos vacunado al 95% de los inscriptos y tendremos una Provincia protegida”

A partir de mañana habrá vacunación libre para mayores de 25 años en la Provincia y desde el viernes para mayores de 18. Además, el Gobernador anunció la ampliación de la inscripción para bonaerenses de 12 años y la habilitación de las visitas a hogares de larga estadía.

“A partir de mañana habrá vacunación libre para mayores de 25 años, en tanto que desde el viernes 30 de julio todos los y las bonaerenses mayores de 18 años podrán recibir la primera dosis sin turno previo”, afirmó este martes el gobernador Axel Kicillof, al encabezar una conferencia de prensa sobre la situación epidemiológica. Fue en el Salón Dorado de la Casa de Gobierno junto al jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y el ministro de Salud, Daniel Gollan.

En ese marco, Kicillof destacó que “en agosto nuestra Provincia va estar protegida en todos sus distritos, ya que habremos inmunizado al 95% de los inscriptos en todos los segmentos etarios”. “Hemos superado los 9 millones de vacunados y acelerado el ritmo de la campaña: en julio, hemos aplicado tres millones de primeras dosis y completado 800 mil esquemas”, agregó.

“Desde la apertura de la inscripción para mayores de 13 años el martes pasado, se registraron cerca de medio millón de chicos y chicas, de los cuales 80 mil han declarado alguna enfermedad preexistente”, afirmó el Gobernador, al tiempo que anunció que “a partir de hoy quedan habilitados también los y las bonaerenses de 12 años, quienes necesitarán del consentimiento de sus padres o de responsables afectivos al momento de la vacunación”.

Asimismo, Kicillof informó que “se habilitarán las visitas a residentes de hogares de larga estadía en toda la Provincia, con el requisito de que tanto residentes como trabajadoras y trabajadores estén completamente vacunados”. “El avance de la vacunación y la situación epidemiológica nos permiten tomar esta decisión luego de haber evitado que el virus hiciera estragos en las residencias”, añadió.

Respecto a la situación epidemiológica, Gollan subrayó que “alcanzamos nueve semanas consecutivas de caída de casos, resultado de una campaña de vacunación que avanza de forma veloz y del conjunto de medidas de cuidados que contaron con el compromiso de los y las bonaerenses”. El Ministro informó además que el promedio diario semanal de casos descendió a 3.610, lo cual significa una caída sostenida del 70% en las últimas nueve semanas. En tanto, resaltó que la ocupación de camas de terapia intensiva se encuentra en un 59,9% en la zona metropolitana y un 44,5% en el interior de la Provincia.

Daniel Gollan


Por su parte, Bianco explicó los criterios que rigen para la categorización de municipios en el sistema de fases y enfatizó que “ya no hay distritos en situación de alarma sanitaria, por lo cual solo quedan dos fases activas: fase 3, con 65 municipios, y fase 4, con 70 partidos”. Todos los municipios que se encontraban en fase 2 avanzaron a fase 3 tras considerar que en ninguno se ha producido un aumento significativo o repentino de los casos positivos y que no se observa riesgo en el funcionamiento adecuado del sistema sanitario y de derivaciones.

En ese sentido, Bianco aseguró que “a partir del lunes próximo, cuando terminen las vacaciones de invierno, toda la provincia de Buenos Aires volverá a tener clases presenciales, respetando los protocolos y las normativas de cuidado”.

Carlos Bianco


En tanto, el jefe de Gabinete puntualizó que “regresaron a la provincia 630 personas que viajaron al exterior luego del 1 de julio, de los cuales el 6% ha incumplido la pauta de aislamiento mixto”. “Se les aplicarán las multas y se realizarán denuncias penales porque estamos intentando evitar que por culpa de unos pocos pongamos en peligro a 17 millones de bonaerenses”, dijo.
“Se trata de un verdadero esfuerzo colectivo que todavía no haya circulación comunitaria de la cepa Delta”, expresó el Gobernador y agregó: “Es fundamental que podamos evitar su expansión, ya que hemos visto cómo han aumentado los contagios incluso en países con niveles avanzados de vacunación”.

Por último, Kicillof agradeció a Daniel Gollan por “el compromiso con el que desempeñó su cargo durante la peor emergencia sanitaria de la historia de la Provincia, en la que organizó un sistema de salud que estaba abandonado y garantizó que a nadie le faltara la atención que necesitaba”. Desde mañana, Nicolás Kreplak asumirá el cargo de Ministro de Salud bonaerense y Gollan se integrará como presidente honorario al Comité de Expertos que asesora a la Provincia.

Argentina en primer lugar

El primer análisis global del apoyo de COVID-19 a los trabajadores clasifica 181 respuestas gubernamentales a la pandemia, y ubica a la Argentina en el puesto Nº 1 del ranking.

Un nuevo estudio global de UNI Global Union y la Confederación Sindical Internacional (CSI) ha encontrado que el 98 por ciento de los trabajadores del mundo no reciben la paga por enfermedad, el reemplazo de salario y los beneficios sociales que necesitan para soportar los impactos del COVID-19.

El informe, COVID-19: Una enfermedad ocupacional: donde los trabajadores de primera línea están mejor protegidos, analizó y clasificó los niveles de compensación laboral, programas de seguridad social y sistemas de salud pública en 181 jurisdicciones nacionales y regionales. Esto incluyó 124 países, así como 37 estados de EE. UU., 13 provincias y territorios canadienses y siete estados australianos.

Los cinco primeros países del informe fueron Argentina, seguido de Austria, Suecia, Francia y España.

Las diez jurisdicciones mejor calificadas en el estudio, que incluyeron Argentina, Massachusetts, New Hampshire y Nueva Jersey, brindan el mejor apoyo para los trabajadores afectados por COVID-19. Sin embargo, estas jurisdicciones representan solo el 2 por ciento de la población trabajadora del mundo, lo que deja a la gran mayoría de la población trabajadora con provisiones y beneficios limitados si se ven afectados por el virus.

Un poco más de la mitad (98 jurisdicciones) reconocen el COVID-19 como una enfermedad ocupacional a través de un proceso regulatorio formal, que permite a las personas que han contraído el coronavirus en el trabajo acceder a protecciones y derechos sociales, como la paga por enfermedad, la atención médica y el reemplazo de salario. de lo contrario se negará. Este reconocimiento es particularmente importante para los trabajadores que sufren de COVID prolongado y otras complicaciones continuas de la enfermedad.

Sin embargo, incluso cuando se reconoce que COVID-19 es una enfermedad ocupacional, los gobiernos a menudo niegan injustamente los beneficios porque los trabajadores no pueden demostrar que contrajeron el virus en el trabajo. Para remediar este problema, algunas jurisdicciones (6 por ciento de las examinadas) han adoptado presuntas leyes o políticas, lo que significa que se supone que la enfermedad se contrajo en el trabajo. Este paso crítico elevó las respuestas de estos países a la pandemia a la cima de la clasificación.

Christy Hoffman, Secretaria General de UNI Global Union, dijo:

“Los gobiernos le están fallando a los trabajadores de primera línea que apoyan a nuestras comunidades durante la pandemia al obligarlos a asumir las cargas físicas, psicológicas y financieras del COVID-19 por su cuenta. Estos trabajadores, a menudo mujeres, migrantes y trabajadores de color, no deberían tener que elegir entre su salud personal y su salud financiera. El reconocimiento de COVID-19 como una enfermedad ocupacional combinado con la calificación automática de beneficios para los trabajadores en primera línea ayudará a garantizar que los trabajadores tengan la mejor oportunidad posible de obtener los beneficios y la compensación que merecen ”.

Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI, dijo:

“No podemos dejar que los trabajadores de primera línea se pierdan sin protección social. Una recuperación resiliente necesita un nuevo contrato social, que brinde a los trabajadores la mejor oportunidad posible de obtener los beneficios y la compensación que merecen, con un Fondo Mundial de Protección Social como primer paso hacia los derechos universales. Para ello, hacemos un llamado a la Organización Internacional del Trabajo para que reconozca con urgencia al COVID-19 como una enfermedad ocupacional, como parte del impulso para hacer de la salud y seguridad ocupacional un derecho fundamental ”.

Resultados clave:

  • Solo diez jurisdicciones (5,5%) recibieron las calificaciones más altas que indican disposiciones buenas o muy buenas para reemplazo de salario, tratamiento médico, pago por enfermedad y beneficios por muerte.
  • La paga por enfermedad estaba disponible en 104 jurisdicciones, lo que significa que casi el 43% de los trabajadores no tenía acceso a licencia por enfermedad remunerada.
  • Solo el 6% de las jurisdicciones estudiadas tenían presuntas reglas, regulaciones, leyes o políticas que otorgan acceso automático sin prueba al tratamiento médico y reemplazo salarial para todos los trabajadores. Sin embargo, al considerar a los trabajadores de la salud este porcentaje se elevó al 17%.
  • Argentina recibió el puntaje más alto de un país, lo que demuestra que un fuerte apoyo a los trabajadores no depende de la riqueza de una nación.
  • En Alemania y los países nórdicos, la legislación existente sobre enfermedades infecciosas significa que los trabajadores que contratan COVID-19 tienen acceso automático a licencia por enfermedad, reemplazo de salario y atención médica. No se necesitaba ningún cambio formal en la legislación para apoyar a los trabajadores. Proporcionan algunos de los mejores ejemplos de cómo un país podría prepararse para futuras pandemias.

UNI Global Union y la CSI están haciendo cinco recomendaciones políticas clave para garantizar un mejor apoyo a los trabajadores de primera línea:

  1. Calificación automática para beneficios relacionados con la enfermedad COVID-19
  2. Cobertura para todos los trabajadores independientemente de la relación laboral
  3. Recopilación de datos confiable
  4. Inclusión de una categoría general de enfermedades infecciosas ocupacionales en las leyes y políticas
  5. Licencia por enfermedad pagada para pruebas y recuperación

UNI Global Union representa a 20 millones de trabajadores en habilidades y servicios en más de 150 países, incluidos dos millones de trabajadores en cuidados.

La Confederación Sindical Internacional (CSI) es una confederación de centrales sindicales nacionales, cada una de las cuales vincula a los sindicatos de ese país en particular. Tiene 332 organizaciones afiliadas en 163 países y territorios en los cinco continentes, con una membresía de 200 millones.

Fuente: https://uniglobalunion.org/news/first-global-analysis-covid-19-support-workers-ranks-181-governmental-responses-pandemic-finds