Víctor Hugo Morales: “Quería descansar, solo jugar, salir de los temas políticos”

Presenta su primer libro de poesías en Mar del Plata

El periodista Víctor Hugo Morales presenta en Mar del Plata su libro de poesías “La herida azul”. Editado por Colihue, el libro lleva como subtítulo “Intención poética”. Además de hablar sobre este nuevo discurso que aparece en su vida, se referirá al caso “Papel Prensa” y acompañará la charla la cantante Elizabeth Karayekov. En una entrevista con “Abrazo Ciudadano”, el conductor de “La mañana de Víctor Hugo” por AM 750, habló de este flamante trabajo poético que tiene al amor como principal material expresivo.

-¿Por qué la poesía?

-Porque soy ávido lector de poesía y me desafió la idea de jugar con las palabras. Y sobre todo, porque sentí que me hacía mucho bien, un mecanismo de defensa en medio de la realidad que vivimos. Siempre he sido un tanto metafórico en mis trabajos, sean libros o relatos. Ahora le di esa forma.

-¿Cómo llega a este discurso?

-Fui tomando pequeñas historias de amor de amigos y amigas. “Decime una frase, o una desilusión, un recuerdo, un reproche, un miedo, un abandono”. Después me desafiaba con la idea de darle un formato despojado de la descripción, pero con el alma de la historia.

-Usted es una figura asociada al deporte, al arte y al periodismo político, pero no así con la poesía.

-De la lectura de mis libros, cualquiera sea la calificación que merezcan, lo que seguramente se advierte es el deseo de darle al lenguaje una importancia mayor de lo que exigen ese tipo de libros. La revista El anartista me hizo una nota hace algo más de un año y vinieron unos seis periodistas-literatos. Cada uno rescataba frases, metáforas, mudanzas del lenguaje de cada obra mía, a partir de la idea de una búsqueda con la que procuraba enriquecer la anécdota. Eso también me empujó a animarme a lo que siempre da vueltas a las personas que escribimos, a una encuentro más poético, a intentarlo, al menos.

-El subtítulo del libro es “Intención poética”, como si quisiese advertir al lector que sus textos son ensayos de poesía, textos que están armándose, nada definitivo aún, ¿coincide?

-Es que me habita el respeto por los grandes poetas. Lo mío es eso, una intención, un deseo de alcanzar ciertas cimas, bien lejos de ellas por cierto. Poema es una palabra extraordinaria, profunda. Pero también es verdad que hay miles de poetas y no todos son igualmente grandiosos.

-Sorprende el grado romanticismo que tiene su poesía, parece escribirle a varias mujeres que siempre se van, o que están yéndose o que están ausentes. ¿Escribe desde el amor sufriente?

-A un amigo, de buenas a primeras lo dejó su novia con la cual vivía. Lo vi sufrir en carne viva, me puse en su lugar, en el vacío del adiós, en lo inexorable del desamor. Una amiga se enamoró de un delincuente al conocerlo en la cárcel. Otra se maniefiesta harta de ser la esperante de un hombre que no puede o no se anima a afrontar la relación. La espera, la ida hacia una cita de amor. La tristeza de la propia sombra cuando se camina sobre la desilusión del rechazo.

-¿Por qué eligió el discurso amoroso por sobre otros discursos para hacer poesía?

-Porque quería descansar, solo jugar, salir de los temas políticos, de la pelea periodística, de la visión corrosiva de las injusticias del mundo. Un recreo. Un bálsamo. Un lago que se aparece al final del camino de un río turbulento. Pagina 12 publicó un par de intentos de otra naturaleza y fueron bien recibidos, pero eso es espaciado. Un rebote urgente de la actualidad convertido en frases que se van solas hacia algún papel.